La organización de la experiencia de cliente, debe empezar por hacer un detallado análisis de la denominada buyer journey. Para ello, debemos ponernos en la piel del potencial cliente desde sus primeros contactos con la enseña que defendemos.